sábado, 17 de mayo de 2008

El escudo según Sevilla

Hoy hablaremos de la Sevilla añeja y de su escudo ya que Sevilla tiene un escudo tan especial como ella misma.Sus datos se remontan al siglo XII.

El Escudo de Sevilla ya usado en documentos oficiales de 1311, está compuesto de tres personajes históricos: el rey San Fernando, en el centro, con corona y espada desnuda y a ambos lados, los obispos San Isidoro y San Leandro, con mitras y báculos


En el escudo de Sevilla aparece en el centro el rey San Fernando con corona y espada
y a ambos lados los obispos San Isidoro y San Leandro con mitras y báculos y vemos que hay un lema o mote que se pone dentro del escudo al pie de las figuras, y otras veces aparece fuera. Este lema parece que es un criptograma que consta de dos sílabas y entre ellas hay dibujado una madeja de hilo.
El rey Alfonso X, tenía buenas virtudes, pero había arruinado a la hacienda nacional y empobrecido al pueblo. Ante el descontento se formaron bandos y su propio hijo se alzó en armas para restablecer la ley y el orden; sin usar la fuerza, atrajo a sus partidarios y evitó el combate directo con su padre. Con un poderoso ejército fue reconocido como rey, siendo jurado y acatado en todas las ciudades menos en Sevilla, donde el rey Alfonso X se había refugiado.
Don Sancho dejó que la ciudad siguiera fiel a Don Alfonso hasta sus últimos días sirviéndole, y como muestra de su gratitud a Sevilla, concedió al Ayuntamiento que en su escudo pusiera el lema con las sílabas NO y DO, y entre ellas una madeja.
Su lectura es: NO-MADEJA-DO, que es la expresión fonética sevillana con que se pronuncia la frase NO ME HA DEJADO. Este lema se ha llegado a ver sólo en los ventanales del Ayuntamiento de la ciudad.

San Leandro:

San Leandro de Sevilla (Cartagena, ca. 534 - Sevilla, 13 de marzo de 600 ó 601). Clérigo católico, santo, nacido de una notable familia hispanorromana.Su padre era hispano romano y su madre era visigoda. Su padre se llamaba Severiano,el golfista no y se le adjudica el título de dux (si bien su hermano Isidoro establece que era simplemente un ciudadano).



Tuvo tres hermanos menores (Fulgencio, Isidoro y Florentina) todos los cuales, como él mismo, fueron canonizados. Actualmente son patronos de la Diócesis cartagenera.

Se supone a su familia huida de Cartagena con ocasión de la ocupación bizantina 555 estableciéndose en Sevilla (si los bizantinos eran aliados de Agila I, tendría mucho sentido que la familia de Leandro se trasladara a la capital de su rival Atanagildo; la región de Cartagena en tal caso, hubiera sido partidaria de Atanagildo) donde ingresó en un monasterio.Cuando su padre murió San Leandro se asumió la dirección de su familia quedándose como tutor de sus tres hermanos y ocupándose de la educación de Isidoro. Terminada la educación de sus hermanos San Leandro se dedicó a la vida monástica y a difundir el catolicismo entre los visigodos en contra del arrianismo

Su hermano Isidoro de Sevilla le atribuye la conversión de Hermenegildo al catolicismo el 579 aunque podría tratarse de un afan de protagonismo (pues cuando lo escribió Hermenegildo ya había triunfado). Sí es cierto que, tras conseguir la conversión, saldría inmediatamente hacia Constantinopla a solicitar auxilio imperial para el príncipe, o bien acababa de regresar de la capital del Imperio de Oriente, pues no parece que tuviera tiempo de volver en el mismo año y convertir al principe.

Su acceso al arzobispado de Sevilla se había producido antes del 584, año en que Leovigildo tomó la ciudad, siendo después desterrado por el rey. Desde el monasterio es elevado a las sede episcopal hispalense, donde sigue su preocupación contra la herejía arriana, que Leovigildo quiso hacer extensiva a toda hispania. Pero el plan real sufre un duro golpe cuando su hijo Hermenegildo se convierte al catolicismo. El padre le había hecho gobernador de la bética cuya capital era Sevilla. Aquí, San Leandro e Infunda esposa católica de Hermenegildo, logran que este se convierta a la fe católica. Todos los autores contemporáneos atribuyen su conversión a la predicación y consejos de San Leandro. Esto provoca una guerra civil entre el duque de la bética, Hermenegildo contra su padre Leovigildo. Hermenegildo es vencido y desterrado. El rey veía en san Leandro el culpable de la conversión de su hijo y por tanto su mayor obstáculo en su intento de unificación político-religiosa sobre la base de la fe arriana, por eso lo desterró.

Desde el exilio San Leandro siguió combatiendo el arrianismo. Viendo Leovigildo la imposibilidad de unificar la península en el arrianismo levanto el destierro a los obispos católicos. Su otro hijo, Recadero, en contacto con San Leandro se convierte al catolicismo en el III Concilio De Toledo, en el año 586, presidido por el arzobispo hispalense. De esta forma, la población española adquiere la convicción de que forma un pueblo, una nación. Pero la influencia de San Leandro en la sociedad hispana no termina en ese concilio. En el 590 convoca y preside el I Concilio de Sevilla, creada por el, fue el mas ilustre de todas las de España y el centro de la restauración científica visigótica. De esta escuela salió su discípulo más importante, su hermano San Isidoro. , falleció a finales del siglo (finales de febrero o mediados de marzo del 598 o 601) en Sevilla. Se ha llegado a suponer que tenía una hermana llamada Teodosia o Teodora, que sería la primera esposa de Leovigildo, y por tanto Hermenegildo y Recaredo serían sus sobrinas, a causa de lo cual tuvo tanta influencia sobre ellas, pero nada acredita este extremo.

La mayor parte de sus restos mortales descansan junto a algunos de sus tres hermanos santos, Fulgencio, Isidoro y Florentina, en una urna de plata expuesta en el altar mayor de la Catedral de Murcia, ya que la mayor parte de los restos de S. Fulgencio Y Sta. Florentina estan en la parroquia de S.Juan Bautista de Berzocana (Cáceres) pueblo en donde fueron hallados sus restos en 1223 y del que son sus Santos Patronos.


San Isidoro:

Se desconoce el lugar real de nacimiento de San Isidoro. Su familia era originaria de Cartagena y se distinguió por su contribución a la conversión de los reyes visigodos (arrianos) al catolicismo. La familia de San Isidoro, parece que huyó a Sevilla tras la conquista bizantina al ser éstos defensores del rey Agila I frente a Atanagildo, aliado de los bizantinos.


Miembros de esta familia son su hermano San Leandro, su inmediato predecesor en el arzobispado de Sevilla y oponente del rey Leovigildo (llegó al arzobispado al inicio del reinado del nuevo rey, el ya católico Recaredo); su hermano San Fulgencio, que llegó a ser obispo de Cartagena y de Astigi (hoy Écija), y también su hermana Santa Florentina, de la que la tradición dice que fue abadesa a cargo de cuarenta conventos. Son conocidos como los Cuatro Santos de Cartagena y son patrones de la Diócesis de Murcia-Cartagena.

La maestría de San Isidoro en griego y hebreo le dio reputación de ser un estudiante capaz y entusiasta. Su propio latín estaba afectado por las tradiciones locales visigodas y contiene cientos de palabras identificables como localismos hispanos (el editor de su obra en el siglo XVII encontró 1.640 de tales localismos, reconocibles en el español de la época).

En una época de desintegración de la cultura clásica, de violencia e ignorancia entre las clases dominantes, San Isidoro impulsó la asimilación de los visigodos, que ya llevaban dos siglos en Hispania, a fin de conseguir un mayor bienestar, tanto político como espiritual, del reino. Para ello, ayudó a su hermano en la conversión de la casa real visigoda (arrianos) al catolicismo e impulsó el proceso de conversión de los visigodos tras la muerte de su hermano (599). Presidió el segundo Sínodo Provincial de la Bética en Sevilla (noviembre de 618 o 619, durante el reinado de Sisebuto), al que asistieron no sólo prelados españoles, sino también obispos de Narbona y Galia.

En las actas del Concilio, la naturaleza de Cristo es totalmente establecida, rebatiendo las concepciones arrianas.

Este personaje escribió diversas obras históricas, pero la más importante es la de Las Etimologías, en las que busca una especie de enciclopedia en la que se recojan todos los conocimientos. Otra obra, pero de menor importancia es su Historia de los Godos, Vándalos y Suevos.

Su leyenda dice:
Según cuenta la leyenda, en 1063 Fernando I guerreó por tierras de Badajoz y Sevilla, e hizo tributario suyo al rey taifa de Sevilla. De él consigue la entrega de las reliquias de Santa Justa, pero cuando su embajada llega a Sevilla a recogerlas, no las encuentra. Sin embargo, una vez en Sevilla, el obispo de León, miembro de la embajada, tiene una visión mientras duerme, gracias a lo cual encuentran milagrosamente las reliquias de San Isidoro. El retorno se hace por la Vía de la Plata. Cerca ya de León, la embajada se interna en tierras pantanosas, sin que los caballos puedan avanzar. Al taparles los ojos a los caballos, éstos salen adelante dirigiéndose hacia la recién construida iglesia de los Santos Juan y Pelayo, que desde entonces se llamará de San Isidoro.



El escudo de Sevilla posee la siguiente descripción heráldica:

En un campo de gules (rojo), la representación del rey Fernando III, sedente, en su color natural, vestido de azur (azul) con manto de armiño y púrpura, coronado de oro, acompañado a su diestra y siniestra de las figuras de San Isidoro y San Leandro en su color natural, también sedentes con mitra de plata y báculo de oro; en la punta las sílabas “NO DO”, y entre ellas una madeja de hilo. Su lectura “NO-MADEJA-DO” (“NO ME HA DEJADO”) que alude a la fidelidad que le prestó la ciudad al rey Alfonso X en el enfrentamiento que mantuvo con su hijo Sancho IV y es el lema de la ciudad


Y ahora voy a poner mi granito de arena que creo que os gustará a otros no .........


Hay otro escudo en la ciudad de Sevilla que lleva este escudo ............

Espero que os haya gustado el articulo sobre el escudo de Sevilla y su historia ......

La Canina seguirá cavilando .................

11 comentarios:

Luz de Gas dijo...

Mira la madeja lo que ha durao

Saludo Canina

fran dijo...

Magnifico Canina, que grande es ser de Sevilla, y del Sevilla F.C.
Un saludo.

Moe de Triana dijo...

Que bién te esplicas Canina miarma, que alegría, ya se un poquito más del escudo de nuestra ciudad, ahora, que pa darle un puntito trianero a la cosa, el escudo deberían de aparecer tambien Justa y Rufina, aunque sea por detrás del butacón miarma...

El escudo con el que rematas la entrada es pa partirse la camisa...¿Hoy hemos empatao no...?Ji...Por los cohone...

¡Un saludasso!

Manolo Navarro dijo...

Me encanta leer tus artículos porque todos los días aprendo algo: Lo de la madeja ya lo sabía...

Lo que no identifico es el último escudo... me suena.. me suenaa... uhmmmmm.... Ahhhh! yaaaa! el corazón de todos los sevillistas. ya me sonaba... ya!.

Besitos.

Zapateiro dijo...

canina miarma qué difícil se me hace dejarte un saludito por aquí con ese escudo que has puesto ar finá dándome la lata... Si, al menos, los hubieras puesto en shiquetito...

Un saludo pese a todo, hijo mío.

El Caliz de la Canina dijo...

Luz de Gas la leyenda es magnifica no madeja do perdura hasta nuestros dias ..... saludos caninos.

Fran que más se puede pedir .....

Moe la verdad que la comunidad blogera es betica ......
Ma dao hasta cosa poner el escudo,pero cohone Hasta la Muerte Sevillista seré hasta la muerte.Le dimos tela ar Bilbado de nuestro querido Joaquin Caparros.
Viva Sevilla er Sevilla F.C y er Betis para que la gente no se mosquee ...... jajajajajajajajaja.

Primo me gusta que conozcas cosas a traves de mi.El escudo queda bién ehh ,saludos a toditos ....

Zapateiro miarma ya lo sé pero Sevilla es así de bonita,el próximo día haré un comentario de la corona del escudo de España y pondré el escudo del Betis con su corona ......

Paz por favor Paz,la Canina seguirá cavilando ......

herodes de la betica dijo...

Querida canina, que hace ya tanto tiempo que no te visito. El escudo más bonito de España, es el de la muy Leal, noble, invicta, heroica y mariana ciudad de Sevilla. Lo demás son todo retórica, ni encierran tanta historia como la que nos acabas de contar.
Respecto al final, también tiene su aquel, aunque yo me decanto por el blanco y verde, ya lo sabes. Aún así, lo quiero y respeto porque es parte de nuestra querida ciudad.
Un fuerte abrazo.

Du Guesclin dijo...

Buenas amigo Cáliz, me ha encantado la entrada (como siempre felicidades) y mas aún el escudo que sale al final. Así que nada, espero aumentar un poco la estadística blogera sevillista, que por lo que veo es escasa.

Eso sí, siempre respetando al Betis (por la cuenta que me trae, porque mi padre es mas bético que la bandera).

Saludos.

Luz de Gas dijo...

Canina

Que bueno el comentario que has dejado en la taberna del Moe, me he hartado de reir. Eres un crack.

Tu entrada es un lujazo.

Un abrazo, el escudo del final no me afecta el futbol no me va mucho

El Caliz de la Canina dijo...

La verdad es que ha sido ver el escudo del Sevilla y gente se ha ido despavorida jajajajajajajajajaja.

Herodes miarma lo que prima es la rivalidad y el cachondeo en esta bendita ciudad de Sevilla.

Du Guesclin menos mal que somos pocos que si no ........

Luz de Gas es que es así de fuerte la gente ve el escudito y le entra panico ...........

Glauca dijo...

Pues yo no me he ido pero "erwifi" si...

Muy buena tu entrada ya que la historia del escudo de Sevilla la tenía algo olvida.